miércoles, 14 de enero de 2015

Ecce Homo de Van Hemessen



Detalle de uno de los personajes del Ecce Homo de Van Hemessen:
los nevus son bien visibles en mejilla y labio inferior.



Van Hemessen: Ecce Homo. Tabla (detalle) 
Musée de la Chartreuse. Douai. 

En muchos retratos podemos encontrar nevus y tumores cutáneos benignos en la cara de los personajes, especialmente si éstos les conferían una cierta personalidad, aunque muchas veces son eliminados de las representaciones artísticas, ya que se consideran que afean o quitan nobleza a la faz. 

Sin embargo, algunas veces podemos encontrar este tipo de tumores benignos en la cara de personajes malvados o perversos, justamente para acentuar su "cara de malo". Sería el caso de las "verrugas de bruja" con la que generalmente se representa a estas hechiceras, con las que se quiere conseguir un aspecto más bestial,  acentuando nuestra aversión hacia ellas. 

Por este motivo, no es raro observar nevus intradérmicos en la cara de personajes odiosos. Y que más odioso que los verdugos que maltrataron a Jesús? En algunas representaciones del Ecce Homo, como en esta de Van Hemessen, podemos detectar algunas de estas lesiones que hacen más patente todavía la maldad de sus portadores. A destacar que también se asocian unos rasgos faciales deformados, prognatos, con nariz de indudable naturaleza semítica, con lo que el mensaje xenófobo contra los judíos queda bien claro. 

Visión completa del Ecce Homo de Van Hemessen.
El personaje con turbante del ángulo inferior derecho también presenta tumores benignos en la cara

Publicar un comentario