lunes, 12 de enero de 2015

Paul Klee: Tod und Feuer




Paul Klee, (1879-1940)

Tod und Feuer (1940)

Oleo y tempera sobre arpillera. 46 x 44 cm

Zentrum Paul Klee, Berna




Paul Klee pasó su vida entre Suiza y Alemania. Tras el triunfo del nazismo dejó definitivamente Alemania para volver a Suiza, su país de origen, hasta su muerte.

En 1935, comenzó a presentar fatiga, alteraciones cutáneas, dificultades en la deglución, artralgias en las manos y dificultad respiratoria. Pronto le fue diagnosticada una esclerodermia sistémica, que progresivamente fue condicionando su actividad como pintor. La conciencia del avance de la enfermedad y de la ineluctabilidad de su destino se puede ver también reflejada en sus últimas obras.

En 1940 pintó "Tod und Feuer" (Muerte y fuego), una pintura que parece resumir la percepción de su destino. Un hombre pálido parece saludar al mundo. En su cara se puede leer la palabra "Tod" (muerte), el fondo tiene el color del fuego y una figura humana estilizada se aleja para siempre. Con esta pintura Paul Klee parece saludar a la vida por última vez. La enfermedad lo había dejado inválido, aunque nos dejó unas 9000 obras, de las cuales casi la mitad se conservan en el Zentrum Paul Klee, el museo de Berna enteramente dedicado al artista.
Publicar un comentario