domingo, 11 de junio de 2017

La herida en el pie








Joaquín Sorolla

La herida en el pie
(1909) 

Óleo sobre lienzo 100 x 109 cm
The Paul Getty Museum 




Joaquín Sorolla (1863-1923) es llamado el pintor del sol. Nadie como él ha sabido plasmar en un cuadro los efectos del sol sobre la piel. Sus cuadros, que documentan perfectamente las costumbres de la sociedad valenciana de su tiempo, desarrollan muchas escenas en la playa o a la vera de la mar con una deslumbrante atmósfera mediterránea. 

En esta obra, "La herida en el pie", Sorolla nos muestra en primer plano a un niño y una niña que han ido a jugar a la playa. La niña se ha hecho una herida en el pie, y se ha sentado en la ribera, sin importarle que se empape su vestido. Su amigo, en cuclillas y cubierto con un sombrero de paja, examina atentamente la lesión de su compañera de juegos. En un segundo plano ya sumergidos completamente en el agua se ven otros niños, sin duda también amigos de los anteriores, que interrumpen su natación al oir las previsibles quejas de la lesionada. 

El tipo de pintura impresionista de Sorolla no permite conocer ni el tipo de lesión ni la causa de la misma. En las playas, con los pies descalzos pueden ser muchas las causas de posibles heridas en los pies, además de los simples traumatismos. 

Una de las causas más frecuentes de heridas en los pies en la ribera del mar pueden ser las ocasionadas por los erizos. Estos equinodermos suelen habitar sobre las rocas, y aunque en el cuadro no aparece ninguna, pudiera ser que hubiera alguna en las proximidades. Sus espinas calcáreas les sirven de defensa y también les son útiles para su deambulación. Sus púas pueden romperse en el interior de la piel y dar lugar a reacciones en los tejidos. Deben ser extraídas para evitar problemas posteriores, como granulomas de cuerpo extraño. También pueden  causar grandes molestias si afectan a zonas articulares o de apoyo, pudiendo llegar a causar tenosinovitis y artritis. Por eso deben extraerse lo antes posible, operación que no siempre es del todo fácil. A veces el vinagre, ayuda a disolver las espinas calcáreas y facilita su extracción. También da buenos resultados la aplicación de pomadas con ácido salicílico al 25 % y cubrir la zona durante 3-4 horas. Después de esta preparación suele resultar más fácil la extracción de las púas. 




Otras veces pueden ocasionarse lesiones por contacto con los filamentos urticantes de una medusa. No es necesario que el animal esté vivo para producir estas lesiones. Las medusas arrojadas por el mar a la playa, si no ha transcurrido mucho tiempo, también pueden causar problemas, e incluso los filamentos desprendidos de la medusa pueden causar irritaciones. En ambos casos los nematocistes (células urticantes) pueden estar activas. Las medusas provocan erupciones con vesículas pequeñas en una o varias líneas discontinuas, a veces rodeadas de enrojecimiento y posterior formación de pequeñas ampollas; el dolor y la picazón son intensos.


Qué hacer en los casos de picadura de medusa:


  • Lavar la zona con agua de mar (nunca agua dulce)


  • Evitar frotar la zona con una toalla (ni tampoco con arena) 


  • Quitar restos animales que hayan quedado, con sumo cuidado, protegiéndonos con un guante o una toalla.


  • Aplicar vinagre o amoníaco diluído con agua de mar al 50%. Evitar remedios populares como orina o bebidas alcohólicas.


  • Es útil aplicar hielo en la zona de la lesión. Pero debe estar convenientemente protegido en una bolsa para que el agua dulce del deshielo no contacte con la piel

  • Aplicar localmente una pomada de corticoides (betametasona + gentamicina).

  • Pueden administrarse antihistamínicos orales. Si hay dolor intenso, dar analgésico por boca



Finalmente, algunos peces - como la araña de mar o algunos escorpénidos - presentan espinas conectadas a una glándula venenosa. Las lesiones que producen pueden ocasionar un dolor inmediato e intenso que puede irradiar al brazo o a la pierna. En ocasiones pueden causar síncope, debilidad, náuseas o ansiedad, e incluso a veces vómitos, diarrea o sudoración. Suelen ser accidentes producidos durante la pesca y frecuentemente se afectan las manos. 


En caso de picadura de araña de mar los pasos a seguir son:

   1. De forma inmediata se debe lavar la zona.

   2. El área de la herida se debe sumergir con la mayor rapidez posible en agua caliente (de 43 a 46 grados) de 10 a 90 minutos o hasta que se empiece a sentir alivio del dolor.

   3. Si el dolor vuelve a aparecer, se pueden aplicar compresas calientes. Una fuente de agua caliente que pasa desapercibida a menudo y que se puede utilizar en una situación de urgencia, es el agua de mar caliente del sistema de enfriamiento del motor de una lancha. Mantener la extremidad elevada.

   4. Posteriormente el paciente deberá asistir a un centro médico para recibir el tratamiento adecuado. Administrar analgésicos para el dolor


Mucho menos específicos son otros tipos de accidentes playeros, como cortes con conchas o golpes con alguna piedra poco visible, que a veces pueden llegar a ocasionar fracturas de falanges. 

En todo caso, la pintura de Sorolla aparte de permitirnos especular sobre las posibles causas de heridas en las playas nos traslada a un ambiente marino, inundado de sol, de juegos infantiles y de recuerdos, que probablemente no nos dejará indiferentes.  


Bibliografía

Taberner R. El ataque de las medusas. Dermapixel, Blog de dermatología cotidiana 11.06.2011 http://www.dermapixel.com/2011/06/el-ataque-de-las-medusas.html

Taberner R. Las medusas. mejor con vinagre. Dermapixel, Blog de dermatología cotidiana 15.06.2011 http://www.dermapixel.com/2011/06/las-medusas-mejor-con-vinagre.html

Taberner R. Ante una picadura de pez araña, calor y calma Dermapixel, Blog de dermatología cotidiana 18.05.2016 http://www.dermapixel.com/2016/05/ante-una-picadura-de-pez-arana-calor-y.html

Mordeduras o picaduras de animales marinos. Medline plus. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000032.htm


Publicar un comentario